viernes, 20 de mayo de 2016

Guapabox mayo 2016.





A la mayoría de las "beauty-freaks" como yo nos encantan las muestras, probar nuevos productos, cambiar de líenas y de marcas. Es por eso que las cajitas de belleza de suscripción mensual nos gustan tanto, son la manera perfecta de conocer productos sin tener que estar mendigando a las dependientas de perfumería por las tan escasas hoy en día muestras de productos de belleza.

Muchos productos nuevos y sorprendentes en esta Guapabox de mayo, marcas españolas con muy buenas ideas y muchas ganas como las que os voy a enseñar ahora mismo.

1- Yunsey. Concentrado capilar reparador en ampollas.
Yunsey es una marca española de productos profesionales de peluquería, con un equipo muy joven y que cuenta con laboratorio propio donde elabora sus fórmulas. En este caso la cajita incluía un tratamiento reparador de 10 ampollas, que se deben aplicar una vez por semana masajeando el producto de medios a puntas para conseguir reparar la fibra capilar dañada y después aclarar. Me va a venir perfecto y voy a empezar a usarlo desde ya, no sabéis lo bien que huele este producto...





2- Skeyndor. Esmalte de uñas en gel.
Recuerdo que ando era niña una de mis primas mayores era esteticista, y recuerdo que siempre que iba a visitarles, me escabullía a su habitación de trabajo y miraba todos sus esmaltes, sus barras de labios, sus sombras de ojos, y todas eran siempre de la marca Skeyndor, por eso esta marca siempre me ha resultado familiar, aunque hace mucho tiempo que no uso ninguno de sus productos. Y ahora en Guapabox incluyen este esmalte, el mío es un rosa chicle muy veraniego, en el tono: 511. Cobertura espectacular, color intenso y muy buena duración. Bien por Skeyndor.




3-Näps. Toallitas multiusos.
Definitivamente este producto ha sido la sorpresa de la caja, unas pastillas compactas que al humedecerlas crecen y se expanden hasta alcanzar unas medidas de 25x25 cms, convirtiéndose en unas toallas de gasa en tejido de algodón, perfectas para viajes. Os enseñé en Snapchat cómo se transformaban y además se pueden usar varias veces, a mí me han encantado, el próximo fin de semana me las llevo de viaje.




4- Transparent Clinic. Crema con ácido hialurónico.
Otra marca española desconocida hasta ahora para mí, en este caso incluyen en la cajita Guapabox una crema hidratante intensiva con ácido hialurónico. Que el ácido hialurónico es uno de los ingredientes estrella de la cosmética actual no es nada nuevo, y además os puedo decir que con razón, porque funciona. Está recomendada para todo tipo de pieles, pero por su textura yo la probaría con cuidado en pieles grasas, sin embargo puede ser ideal para pieles secas o deshidratadas. Yo la voy a utilizar como crema de noche, me viene muy bien ya que se me estaba acabando la que uso actualmente.





5-Iroha Nature. Mascarilla facial al extracto de frutas.
Otra marca española y también desconocida para mí, Iroha nature se especializa en la elaboración de mascarillas faciales, y concretamente en mascarillas en tissue, y son muy famosas sus mascarillas para pies. En la cajita se incluye una muestra de sus mascarillas de 25ml con un tapón de rosca, lo que hace que haya mascarilla para unas tres veces y su conservación con este sistema es perfecta. La que me ha tocado a mí es lamascarilla: Happy day, una mascarilla rejuvenecedora al extracto de fresa y aloe vera, de las que se van calentando en el rostro al aplicarlas. No contiene parabenos ni phtalatos, petroquímicos ni triclosan. La voy a probar ya y en breve os cuento más en profundidad, pero ya os digo que tiene una pinta excelente.

Y eso ha sido todo, mi cajita este mes me ha parecido de lo más completa, voy a utilizar todos los productos y algunos los voy a empezar a usar ya mismo. 

¿Qué os parecen este tipo de cajitas? ¿Y la guapabox de mayo, la tenéis?










miércoles, 18 de mayo de 2016

My Compulsion viajera: bajos Alpes y Ródano..


Una de mis aficiones preferidas es viajar, ¡me gusta viajar casi tanto como el maquillaje y la cosmética! En el último año y tras nacer Carmen, los viajes largos y lejanos que solíamos hacer se han convertido en viajes largos pero más cercanos, y aún así los hemos disfrutado tanto o más que antes.

Es posible que haya alguna de vosotras que no se plantee seguir con su estilo de vida anterior tras ser mamá, pero yo lo tenía muy claro desde el principio, quería que Carmen fuera tan viajera como nosotros. Y si bien es verdad que al principio me daba un poco de miedo viajar en avión por si molestaba, si se agobiaba, si lo pasaba mal, etc, he de deciros que para nada, no le tengáis miedo a viajar con niños, ellos se acostumbran y con un par de trucos les distraes y hacen el viaje fantásticamente. Ojo, yo sólo he probado a hacer viajes cortos con ella, como máximo hemos hecho vuelos de 3´30h.

Así es que en Semana Santa decidimos irnos a Francia, a la zona de Lyon y Grenoble, los bajos Alpes y el Ródano. El vuelo en sí duraba apenas 1,45 pero tuvimos que coger el AVE desde Valladolid y esperar un par de horas en Barajas, ya que ese día fue el día en que sucedieron los atentados en Bruselas, por lo que nuestro vuelo salió con unas horas de retraso. En ese momento descubrimos que en el aeropuerto de Barajas hay una ludoteca estupenda que os recomiendo buscar si algún día voláis con niños desde allí.


Carmen en la ludoteca del aeropuerto.

Nuestro vuelo llegaba a Lyon, una ciudad grande, bonita y limpia. Llegamos al apartamento que habíamos alquilado y estuvimos un par de días allí, nos gustó mucho y tiene muchas parafarmacias enormes y estupendas en las que descubrir productos nuevos como un tónico de Bioderma con una pinta fantástica, que aquí no existe y que no me pude traer porque no facturamos maletas. :/



Vista de Lyon desde la colina Fourviére.



Un fantástico paseo por la orilla del Ródano en Lyon, había muchísimos cisnes, Carmen no perdió ripio.


El Ródano en Lyon.


Parque de la Tête D´or (Lyon) con mini zoo gratuito, perfecto para los niños.


La siguiente parada de nuestro viaje fue Grenoble, a la que fuimos en tren desde Lyon, se tarda como una hora y no solo los niños viajan gratis sino que hay descuentos por viajar con niños, ojalá hicieran algo así los señores de renfe.

Grenoble fue lo que más me gustó del viaje, llegamos allí casi sin querer y fue una increíble sorpresa. Una ciudad pequeña, llena de niños y con un centro histórico precioso para recorrer con tranquilidad, muchos parques, un teleférico al que hay que subir y desde el que se tienen unas vistas espectaculares de los Alpes. En Grenoble estuvimos tres días y fue una pena no haber estado más porque ya os digo que nos encantó, podría irme a vivir allí ya mismo.


Paseando por las orillas del río Isére en Grenoble. Al fondo los Alpes.

Teleférico en Grenoble, imprescindible. Unas vista espectaculares desde arriba.


Paseando por las calles de Grenoble, me encantó esta ciudad.


Después regresamos a Lyon, y desde allí hicimos un par de excursiones de un día a pueblos con mucho encanto. El que más me gustó fue Perouges un pueblo medieval al que se accede por tren y después hay que caminar (no veáis qué odisea con los adoquines y el carrito), pero merece muchísimo la pena.


Perouges, y Carmen recogiendo piedrecitas entre el empedrado.


El penúltimo día visitamos Vienne, una ciudad a pocos kilómetros de Lyon, con un teatro y un templo romano muy bien conservados y que ya sólo por eso merece la pena acercarse un par de horas, pero la verdad es que tampoco da para mucho más. Eso sí, es uno de los sitios donde mejor comimos en Francia, ¡qué bueno estaba todo!



Ruinas romanas en Vienne.



Comida de un restaurante de Vienne. Buenísimo todo.


Y como no os iba a hablar de compras de cosmética, amiguitas, ¡si todas sabemos que es la piedra angular de este blog! Si alguna vez vais a Francia, tenéis que visitar sus parafarmacias, son increíblemente grandes, tienen muchísimas marcas que aquí apenas se conocen, y una variedad de líneas amplísima. En parafarmacias compré un par de muestras de mascarillas de Cattier para piel sensible y una línea de Bioderma que aquí apenas llega: Matricium. 






Compré el sérum y la crema hidratante, y así como el sérum me está pareciendo muy bueno, la crema hidratante no me termina de convencer, deja la piel con una sensación pegajosa muy poco agradable.



Stand de Caudalie en una de las muchas parafarmacias que encontré.


Otro de los lugares que siempre visito cuando voy a Francia y lo encuentro son las Galerías Lafayette. En Grenoble estaban cerca de mi casa y entre otras compras de ropa y accesorios, compré la crema hidratante para pelo seco de Phyto, una marca de la que he leído muy buenas críticas y que nunca había probado, en cuanto tenga una opinión más formada sobre ella os comento.


Estos tónicos de la líena Hydrabio de Bioderma me pusieron ojitos desde el principio, pero 250ml eran demasiados mililitros con las restricciones de vuelo.


Y eso es todo, ¿verdad que fui bastante comedida en mis compras? Me quedé con ganas de traer muchas más cosas, pero hicimos el viaje sin facturar maletas, y las restricciones de equipaje de mano tan molestas hicieron que tuviera que renunciar a muchas de las cosas que llamaron mi atención, en el próximo viaje facturaré, seguro.

¿Qué os ha parecido el viaje? ¿Conocéis esta zona de Francia?


domingo, 8 de mayo de 2016

Mi colorete favorito en primavera: Rosewood de Clarins.







Como os he comentado en otras ocasiones, en el momento en que empiezan a salir los primeros rayos de sol, me apetecen otras texturas diferentes a las que llevo utilizando todo el invierno, como es el caso de los coloretes en crema. Durante el invierno suelo utilizar los productos en polvo, pero con las buenas temperaturas, me gusta un acabado más jugoso en las mejillas, y los coloretes en crema son perfectos para esto.

La última adición a mi colección de coloretes en crema es de Clarins, un colorete en crema que se transforma en polvo y está enriquecido con ceras florales, en el tono: 04 Rosewood. Es un rosa empolvado neutro, que sienta muy bien a las pieles pálidas como la mía, y es muy distinto de cualquiera de los otros coloretes en crema que tengo en mi colección.

Lo primero que llamó mi atención fue el envase tan característico de Clarins, un formato dorado, limpio  y elegante con un espejo y con el tamaño perfecto para poder aplicarlo con el dedo, que es como lo suelo aplicar y como más me gusta su resultado final.



Al primer contacto con el producto notamos una crema aterciopelada de textura muy suave y al aplicarlo sobre la piel se funde perfectamente y se integra sin dejar parches, dejando un acabado mate muy natural y fresco, sin resultar tan seco como los coloretes en polvo. 




Es importante trabajarlo rápidamente, pues en unos 30 segundos el colorete se asienta sobre la piel y se queda fijo, con una duración muy buena para un colorete en crema. Es un colorete ligero, con una cobertura modulable que podemos variar dependiendo de la intensidad de color que busquemos, a mí con una capa y en ocasiones dos, me resulta más que suficiente, pero en pieles más oscuras puede resultar demasiado claro.

En definitiva, un colorete que va a ser de mis favoritos durante los meses de primavera y verano, perfecto para pieles mixtas o grasas, ya que aunque es crema, sobre la piel se fija como un colorete en polvo, y perfecto si sois pálidas como yo y buscáis algo distinto y más fresco de cara a los meses más cálidos del año. Lo compré por unos 18-22€ y lo podéis encontrar en perfumerías o en la web de Clarins.

¿Qué os ha parecido mi nuevo colorete? ¿Soléis cambiar de texturas cuando llega el calor?





domingo, 1 de mayo de 2016

Organic Glam: la nueva línea de maquillaje de The Organic Pharmacy.





Quizá algunas no conozcáis esta marca que os presento hoy, los esmaltes de organic Glam, pero probablemente os suene más si os digo que pertenece a la marca británica de cosmética nicho y natural The Organic Pharmacy.

The Organic Pharmacy, como os cuento, lleva años dedicada a la investigación y desarrollo de productos de cosmética con unos ingredientes increíbles, y hace poco lanzó su propia línea de maquillaje, que incluye los esmaltes de uñas de los que os hablo hoy: Organic Glam.

Como sabréis si leéis a menudo este blog, llevo ya tiempo buscando productos cosméticos con ingredientes lo menos agresivos posible para mi piel y mi cuerpo en general, y ésto incluye los esmaltes de uñas. Vamos a ser realistas, todos los esmaltes de uñas (al menos todos los que he probado) contienen químicos, son lacas que se adhieren a las uñas, y por lo tanto tienen ingredientes potencialmente tóxicos. Es por eso que intento utilizar esmaltes sin DBP, formaldehyde o tolueno, como es el caso de estos esmaltes de Organic Glam. 

La línea incluye 29 tonos de esmaltes, cuestan unos 13€ y los podéis comprar en la web española: Bomonde.  Los que yo os enseño hoy son la base protectora y un rojo clásico cremoso y muy elegante:  "Red"

Estoy realmente impresionada con estos esmaltes ya que mi manicura habitualmente suele durar 3 días como mucho, y con éstos logro que me dure un par de días más. Además se secan bastante rápido, son colores muy intensos, dejan un acabado vibrante y su aplicador es muy fácil de usar ya que el pincel tiene un tamaño perfecto, ni muy pequeño ni demasiado grande.
Manicura con base y una sola capa de esmalte "RED" de Organic Glam.


Manicura con base y dos capas de esmalte "RED" de Organic Pharmacy.


Pero lo que más me ha sorprendido de ellos es su cobertura, increíble, con una sola capa se cubre perfectamente la uña entera, así que me parecen perfectos para esos días en los que tenemos que hacernos una manicura sin prisas. En mi caso siempre aplico dos, pero realmente con este tono, una capa sería bastante para un acabado perfecto.

¿Cuál es vuestra marca de esmaltes preferida? ¿Conocíais Organic Glam?
Design by Winter Studio © 2015.